Reglamento: cambio en R: 14.4 Herida Sangrante

El reglamento, acompañando la dinámica del juego y la idea de las dos líneas rectoras: “seguridad y resultado justo“, se va reformulando y cambiando. En la Reunión General Anual llevada a cabo vía ZOOM el 5 de diciembre, la WSF presentó el cambio en la Regla 14.4 Herida Sangrante  y por una absoluta mayoría en los votos de las Federaciones Nacionales -la AASR estuvo presente- la propuesta fue aceptada.

A continuación transcribimos el texto aprobado, entrando en vigencia desde su aprobación.

  • Regla 14.4 Lesión sanguínea actualizada para que diga: “Una lesión sanguínea se define como cuando ocurre una hemorragia y el flujo sanguíneo es suficiente para que la sangre pueda ser transferida de un jugador a su oponente o al campo.
    Un rasguño, roce o mella sin flujo sanguíneo no constituye una Lesión Sanguínea y el juego debe continuar. La sangre visible a través de un vendaje, apósito o cubierta no se considera una lesión sanguínea.
    Una vez que ocurre una Lesión Sanguínea, el jugador lesionado debe salir de la cancha y es responsabilidad del árbitro asegurarse de que el jugador lesionado regrese a la cancha en el menor tiempo posible, de acuerdo con las siguientes reglas;
    14.4.1. Autoinfligido: cuando la lesión de sangre es causada por la propia acción o condición de un jugador, como una caída, estocada, zambullida, amontonamiento, hemorragia nasal o similar, el jugador tiene 5 minutos para detener el flujo de sangre y cubrir el sangrado. El árbitro es el encargado de poner en marcha el cronómetro, que se iniciará desde que comience el tratamiento del jugador lesionado. Si el jugador lesionado no está listo para reanudar el juego después de que hayan transcurrido 5 minutos, el jugador debe conceder el juego y tomar el intervalo de juego, si está disponible, para una mayor recuperación.
    Si se repite la misma lesión sanguínea, no se permite más tiempo de recuperación y el jugador lesionado debe conceder el juego y tomar el siguiente intervalo de juego, si está disponible, para una mayor recuperación.
    Si el jugador lesionado no puede reanudar el juego dentro del tiempo permitido, el árbitro otorgará el partido al oponente del jugador lesionado.
    14.4.2. Contribuido: cuando la lesión de sangre es causada por las acciones de ambos jugadores, el jugador lesionado tiene un tiempo razonable para detener el flujo de sangre y cubrir el sangrado. El árbitro determina el tiempo razonable, que puede ser asistido por el personal médico en el lugar, si está disponible.
    Si se repite la misma Lesión Sanguínea, sin culpa de ninguno de los jugadores o por las acciones de ambos jugadores, el jugador lesionado tendrá más tiempo razonable para abordar la Lesión Sanguínea.
    Si vuelve a ocurrir la misma Lesión Sangrienta, debido a una acción exclusiva del jugador lesionado, el jugador no tendrá más tiempo para abordar la Lesión Sanguínea y deberá conceder el juego y tomar el intervalo de juego, si está disponible, para una mayor recuperación.
    Si el jugador lesionado no puede reanudar el juego dentro del tiempo razonable o períodos prolongados permitidos, el árbitro otorgará el partido al oponente del jugador lesionado.
    14.4.3. Infligido por el oponente: cuando la lesión de sangre es causada únicamente por el oponente;
    14.4.3.1. Cuando la lesión de sangre es causada únicamente por la acción accidental del oponente, el jugador lesionado tiene un tiempo razonable para detener el flujo de sangre y cubrir el sangrado. El árbitro determina el tiempo razonable, que puede ser asistido por el personal médico en el lugar, si está disponible. Si el jugador lesionado no puede reanudar el juego en el tiempo razonable permitido, el árbitro otorgará el partido al jugador lesionado.
    Si se repite la misma Lesión Sanguínea, sin culpa de ninguno de los jugadores o por las acciones de ambos jugadores, el jugador lesionado tendrá más tiempo razonable para abordar la Lesión Sanguínea. Si el flujo sanguíneo no puede detenerse en un tiempo razonable, el árbitro otorgará el partido al jugador lesionado.
    Si vuelve a ocurrir la misma Lesión Sangrienta, debido a una acción exclusiva del jugador lesionado, el jugador no tendrá más tiempo para abordar la Lesión Sanguínea y deberá conceder el juego y tomar el intervalo de juego, si está disponible, para una mayor recuperación. Si el jugador lesionado no puede reanudar el juego dentro del tiempo razonable o períodos prolongados permitidos, el árbitro otorgará el partido al oponente del jugador lesionado.
    14.4.3.2. Cuando la lesión de sangre es causada por una jugada peligrosa deliberada del oponente, se debe aplicar la Regla 15: Conducta, y el árbitro otorgará el partido al jugador lesionado.
    14.4.4. Cuando haya una interrupción en el juego, se debe limpiar la cancha y reemplazar la ropa manchada de sangre ”.

 

Compartir este contenido:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *